Edwards LIfesciences Patient Information Edwards LIfesciences Patient Information

Información para el paciente

A nuestros empleados les entusiasma ayudar a los pacientes

Información para el paciente

Esta información que está viendo fue preparada para los pacientes que pueden estar enfrentando un reemplazo de válvula cardiaca o un procedimiento de reparación. Estamos proporcionando esta información para ayudarlos a usted y a sus seres queridos a conocer más sobre el corazón, cómo funcionan las válvulas cardiacas, cómo se diagnostica la enfermedad de la válvula cardiaca y la amplia variedad de opciones de tratamiento disponibles.

Recuerde que esta información no tiene el propósito de decirle todo lo que necesita saber acerca de las válvulas cardiacas artificiales, los productos de reparación de las válvulas cardiacas o acerca de la atención médica relacionada. Las revisiones médicas regulares con un especialista en cardiología son esenciales, y lo animamos a que llame o vaya a ver a su médico si tiene preguntas o inquietudes acerca de su salud, especialmente si experimenta cualquier síntoma inusual o cambios en su estado de salud general.

LO QUE EL CORAZÓN HACE

LO QUE EL CORAZÓN HACE

El corazón es un órgano muscular ubicado en el centro del pecho entre los pulmones. Su corazón es del tamaño de sus dos manos entrelazadas. El corazón es una bomba sofisticada que proporciona el flujo de sangre a todos los órganos, tejidos y células del cuerpo. El lado derecho del corazón bombea sangre a través de los pulmones, donde la sangre toma oxígeno y se retira el dióxido de carbono. El lado izquierdo del corazón recibe la sangre oxigenada y la bombea al resto del cuerpo.

DENTRO DE SU CORAZÓN

Cámaras y válvulas del corazón

El corazón tiene cuatro cámaras. Bombea sangre cuando se contrae (exprime la sangre de sus cámaras) y se relaja (permite que la sangre entre en las cámaras). Las dos cámaras superiores se llaman aurículas. Reciben sangre procedente del cuerpo a través de las venas. Las dos aurículas se contraen solo con una pequeña cantidad de fuerza y envían la sangre a los ventrículos; los ventrículos son las cámaras inferiores musculares del corazón. Los ventrículos se contraen con mayor fuerza y proporcionan sangre al cuerpo a través de las arterias. El ventrículo derecho bombea sangre a los pulmones. De todas las cámaras del corazón, el ventrículo izquierdo es la que realiza la mayor cantidad de trabajo. La contracción potente del ventrículo izquierdo envía sangre oxigenada a todos los órganos del cuerpo.

El corazón, además, tiene cuatro válvulas. Su propósito es asegurar que la sangre fluya en una sola dirección. Las válvulas del corazón se abren en los momentos apropiados para permitir el avance del flujo de sangre, luego, se cierran para evitar el retorno del flujo. Las válvulas tricúspide y mitral controlan el flujo de sangre proveniente de las aurículas a los ventrículos. Las válvulas aórtica y pulmonar controlan el flujo de sangre que sale de los ventrículos. La siguiente imagen muestra las cámaras y válvulas del corazón.

Cámaras y válvulas del corazón

Circulación a través del cuerpo

Los propósitos de la sangre son: transportar oxígeno y nutrientes a los tejidos y órganos, y eliminar los desechos. En realidad, hay dos ciclos de circulación en el cuerpo.

El primero es un ciclo de circulación que va desde el corazón hasta los pulmones, donde la sangre se mezcla con el oxígeno y se libera el dióxido de carbono de la sangre. El dióxido de carbono es un subproducto que el cuerpo elabora cuando utiliza el oxígeno. El otro ciclo de circulación va hasta el cuerpo, donde el oxígeno y otros nutrientes en la sangre se intercambian por el dióxido de carbono y los desechos producidos por el cuerpo. Las venas son los vasos sanguíneos que devuelven la sangre al corazón. Las arterias son los vasos sanguíneos que transportan la sangre desde el corazón hasta los pulmones y el resto del cuerpo.

El músculo cardiaco, el ciclo cardiaco y la presión arterial

El músculo del corazón (el miocardio) produce las fuerzas necesarias para expulsar (empujar) la sangre de los ventrículos. Cuando los ventrículos se contraen, expulsan la sangre del corazón a través de las válvulas y hacia la aorta (desde el ventrículo izquierdo) o la arteria pulmonar (desde el ventrículo derecho). Esta fase del ciclo cardiaco cuando los ventrículos se contraen y expulsan la sangre desde el corazón se llama “sístole”.

Después de la contracción, los ventrículos deben relajarse para recibir el siguiente volumen de sangre que necesita bombearse. Cuando los ventrículos se relajan, la sangre fluye hacia ellos desde las aurículas. Esta fase de la actividad del corazón se llama “diástole”.

Durante la sístole, el corazón se contrae y bombea la sangre de los ventrículos
Durante la diástole, el corazón se relaja y los ventrículos se llenan de sangre a través de las aurículas

La combinación de contracción (sístole) y relajación (diástole) se denomina ciclo cardiaco. Es posible que se haya encontrado con estos términos cuando se mide la presión arterial de una arteria en el brazo. La medición de la presión arterial incluye dos números, que corresponden a la sístole y la diástole en el ciclo cardiaco. Por ejemplo, la presión arterial puede ser de 120 sobre 80. 120 es su presión arterial sistólica, que representa la presión generada por la contracción del ventrículo izquierdo. 80 sería la presión arterial diastólica, y es la presión sanguínea en su cuerpo durante el tiempo en que el ventrículo izquierdo está relajado y recibe sangre.

Las arterias del corazón

Como cualquier otro órgano o músculo en el cuerpo, el corazón tiene arterias que transportan los nutrientes de la sangre y el oxígeno. Las arterias del corazón se denominan arterias coronarias. Las tres arterias coronarias son la arteria coronaria derecha, la arteria coronaria descendente anterior izquierda y la arteria coronaria circunfleja. Cuando estas arterias se estrechan por la acumulación de placa que contiene colesterol, se dice que una persona tiene arteriopatía coronaria. Si una arteria coronaria se bloquea por completo, una parte del músculo cardiaco se priva del suministro de sangre y se produce un ataque cardiaco. Un ataque cardiaco causa daño al miocardio, ya que algunas células musculares mueren.

Válvulas cardiacas normales y saludables

Las válvulas del corazón humano son estructuras notables. Estas tapas del grosor de una hoja de papel o valvas, pegadas a la pared del corazón se someten a un “golpeteo” constante a medida que se abren y cierran con cada latido del corazón, día tras día y año tras año. Con cada latido, las válvulas muestran su notable resistencia y flexibilidad.

Existen cuatro válvulas cardiacas. Dos de las válvulas se denominan válvulas auriculoventriculares (AV). Controlan el flujo de sangre de las aurículas a los ventrículos. La válvula AV del lado derecho del corazón se llama válvula tricúspide; se asienta entre la aurícula y el ventrículo derecho. El nombre “válvula tricúspide” se refiere a las tres valvas que componen la válvula. La válvula AV del lado izquierdo del corazón se llama válvula mitral; la válvula mitral controla el flujo de sangre entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo. Tiene dos valvas. Las otras dos válvulas cardiacas, es decir, la válvula aórtica y la válvula pulmonar, cada una tiene tres valvas. Son válvulas de salida, que regulan el flujo de sangre que sale de los ventrículos y el corazón. La válvula aórtica sirve como “puerta” entre el corazón y el resto del cuerpo. Cada gota de sangre expulsada por el ventrículo izquierdo debe atravesar la válvula aórtica. La válvula aórtica se encuentra entre el ventrículo izquierdo y la aorta ascendente o la parte superior de la aorta. La válvula pulmonar se encuentra entre el ventrículo derecho y la arteria pulmonar. Las válvulas tricúspide y mitral son sustancialmente mayores que las válvulas aórtica y pulmonar.

La siguiente imagen muestra la forma y la ubicación de las cuatro válvulas cardiacas. Los sonidos cardiacos característicos (“lub-dub”) son causados por el cierre de las válvulas cardiacas; el primero por el cierre de las válvulas tricúspide y mitral, y el segundo por el cierre de las válvulas aórtica y pulmonar.

Válvulas cardiacas normales y saludables

Función de las válvulas cardiacas

Una válvula normal y saludable sería aquella que minimiza la obstrucción y permite que la sangre fluya libremente en una sola dirección. Cerraría completamente y con rapidez, no permitiría que la sangre fluyera de regreso a través de la válvula (el reflujo de sangre a través de una válvula del corazón se llama “reflujo valvular”). Si bien puede producirse una pequeña cantidad de reflujo o pérdida, y es bien tolerado, el reflujo grave es siempre anormal.

Cuando una válvula cardiaca se abre completamente y de forma uniforme, la sangre fluye a través de la válvula de una manera fluida y uniforme. Cuando una válvula no se abre de manera completa o uniforme, el flujo de sangre a través de ella se vuelve caótico y turbulento. Cuando una válvula se estrecha o no se abre completamente, se dice que es “estenótica”.

El reflujo (pérdidas) y la estenosis (estrechamiento) aumentan el trabajo del corazón.

Función de las válvulas cardiacas

DEFECTOS DE LA VÁLVULA Y DIAGNÓSTICO

DEFECTOS DE LA VÁLVULA Y DIAGNÓSTICO

Las válvulas cardiacas pueden fallar si se vuelven estrechas (estenóticas) de modo que bloquean el flujo de sangre o tienen pérdidas (reflujo) de manera que la sangre fluya hacia atrás en el corazón. A veces, una válvula es estenótica y, a su vez, presenta reflujo. Una variedad de afecciones pueden causar estas anomalías en las válvulas cardiacas.

Causas de la enfermedad de la válvula cardiaca

Valvulopatía degenerativa – esta es una causa común de disfunción valvular. Afecta más comúnmente a la válvula mitral, es un proceso progresivo que representa una lenta degeneración de prolapso de la válvula mitral (movimiento incorrecto de la valva). Con el tiempo, las uniones de la válvula disminuyen o se rompen, y las valvas se vuelven fláccidas y superfluas. Esto conduce a una pérdida a través de la válvula.

Valvulopatía degenerativa

Calcificación por envejecimiento – se refiere a la acumulación de calcio en las válvulas cardiacas. Con frecuencia, la válvula aórtica es la más afectada. Esta acumulación endurece y engrosa la válvula y puede causar estenosis aórtica o estrechamiento de la válvula aórtica. Como resultado, la válvula no se abre completamente, y el flujo de sangre se ve obstaculizado. Este bloqueo obliga al corazón a esforzarse más y causa síntomas que incluyen dolor de pecho, reducción en la capacidad de ejercicio, falta de aliento y desmayos. La calcificación se produce con la edad dado que el calcio se deposita en las valvas de las válvulas cardiacas en el transcurso de una vida. Para obtener más información acerca de la estenosis aórtica, visite www.NewHeartValve.com o www.webmd.com/heart-disease/tc/aortic-valve-stenosis-overview

Calcificación por envejecimiento

Enfermedad de la arteria coronaria – el daño al miocardio como consecuencia de un ataque cardiaco puede afectar el funcionamiento de la válvula mitral. La válvula mitral está conectada al ventrículo izquierdo. Si el ventrículo izquierdo se agranda después de un ataque cardiaco, puede estirar la válvula mitral y causar pérdidas en la válvula.

Fiebre reumática – lo que una vez fuera una de las causas más comunes de enfermedad de la válvula cardiaca, la fiebre reumática, es relativamente poco frecuente en la mayoría de los países desarrollados. La fiebre reumática es causada por una infección de las bacterias estreptococos del grupo A y puede afectar negativamente al corazón y al sistema cardiovascular, en especial, al tejido de las valvas de las válvulas. Cuando la fiebre reumática afecta a una válvula cardiaca, la válvula puede ser estenótica, presentar reflujo o ambos. Es común que la anormalidad de la válvula cardiaca se haga patente décadas después de la crisis de fiebre reumática.

Anomalías congénitas – los defectos cardiacos congénitos (presentes al nacer), pueden afectar el flujo de sangre a través del sistema cardiovascular. La sangre puede fluir en la dirección equivocada, en patrones anormales e, incluso, puede bloquearse, parcial o totalmente, dependiendo del tipo de defecto cardiaco que se presente. Las anomalías cardiacas congénitas, que varían de defectos leves, como una válvula mal formada, a problemas más graves, como una válvula cardiaca totalmente ausente, requieren de tratamientos especializados.

Endocarditis bacteriana – la endocarditis bacteriana es una infección bacteriana que puede afectar las válvulas del corazón, lo que causa deformidad y daños a las valvas de las válvulas. Esto normalmente provoca que la válvula presente reflujo o pérdidas, y se observa con más frecuencia en la válvula mitral.

Diagnóstico de la valvulopatía

Antes de que un paciente vea a un médico de atención primaria o a un cardiólogo (un médico que se especializa en el corazón) en relación con un problema en una válvula del corazón, a menudo, ha experimentado algún tipo de señal o malestar físico. Algunas de las señales físicas de una enfermedad de la válvula cardiaca incluyen: angina de pecho (dolor de pecho), cansancio, dificultad para respirar, mareo o pérdida de la conciencia.

Sin embargo, en algunos casos, un problema en la válvula cardiaca puede no causar síntomas en lo absoluto. Estos problemas de las válvulas cardiacas, a menudo, se pueden identificar con un estetoscopio en un examen físico de rutina. Las anomalías en las válvulas cardiacas, ya sea estenosis o reflujo, a menudo, producen un soplo cardiaco. Un soplo cardiaco, especialmente si es nuevo o ruidoso, debería impulsar una mayor investigación por parte de su médico.

Los cardiólogos y cirujanos tienen muchas maneras de diagnosticar la enfermedad de la válvula cardiaca. La más importante es el ecocardiograma.

Ecocardiografía

La ecocardiografía es una aplicación especial de ultrasonido que permite al cardiólogo observar la función de las válvulas cardiacas y las contracciones del miocardio. Durante un ecocardiograma, las ondas de ultrasonido se proyectan en el corazón. El ultrasonido reflejado es “capturado” por un transductor y una computadora convierte las ondas sonoras en una imagen. La mayoría de los ecocardiogramas se realizan mediante la colocación de la sonda de ultrasonido en el pecho de una persona. Esto se llama ecocardiograma “de superficie” o “transtorácico”. Esta prueba no es invasiva y solo tarda unos minutos.

En algunos casos, se realiza un ecocardiograma transesofágico. Con este tipo de ecocardiograma, la sonda de ultrasonido se inserta en el esófago a través de la boca. Debido a que el esófago está muy cerca de la parte posterior del corazón, este tipo de ecocardiograma proporciona excelentes imágenes del corazón y sus válvulas.

Cateterización

El cateterismo cardiaco (angiografía) ayuda a determinar la función de las arterias coronarias y las válvulas cardiacas. El cateterismo cardiaco es el proceso por el cual se inserta un tubo en los vasos sanguíneos o el corazón. Con el tubo, se inyecta un medio de contraste (tinte) que luego se visualiza con rayos X. La angiografía coronaria es particularmente útil para analizar las arterias coronarias del corazón. La mayoría de los pacientes se someten a una angiografía coronaria, o cateterismo cardiaco, antes de una cirugía de la válvula cardiaca; esto es necesario para determinar si las arterias coronarias bloqueadas requieren tratamiento en el momento de la cirugía.

Radiografía de tórax

Una radiografía de tórax puede ser importante en la detección de depósitos de calcio en el corazón, por ejemplo, en las válvulas cardiacas. También mostrará el tamaño y la forma del corazón y los pulmones. Todos los pacientes se someterán a una radiografía de tórax antes de la cirugía de válvulas cardiacas.

TRATAMIENTO DE LAS VÁLVULAS

Las válvulas cardiacas enfermas se pueden tratar de diversas maneras. Estos tratamientos incluyen: 1) medicación; 2) reparación quirúrgica de la válvula; 3) cirugía de reemplazo valvular; y 4) reemplazo de la válvula transcatéter. Aunque los medicamentos no pueden corregir la disfunción valvular, pueden aliviar los síntomas en muchos casos. Si la reparación o el reemplazo se vuelven necesarios, el cardiólogo, cirujano o cardiólogo intervencionista hablará con usted acerca de las opciones. La elección entre el reemplazo o la reparación dependerá de varios factores, como la válvula específica en cuestión, la gravedad de la afección y si el problema es de estenosis o reflujo.

Su equipo para el corazón

Si se va a someter a un procedimiento de reparación o reemplazo de la válvula cardiaca, usted será atendido por un equipo de especialistas médicos que están comprometidos a garantizar su seguridad y comodidad, antes, durante y después del procedimiento. A continuación, encontrará información que describe los diferentes profesionales médicos que puede conocer durante el curso de su atención.

Médico de atención primaria — puede ser el primero en identificar los síntomas de la enfermedad de la válvula cardiaca o afecciones que pueden causar enfermedad o defectos en las válvulas cardiacas. Este médico puede ordenar pruebas especiales para confirmar el diagnóstico o remitirlo al especialista adecuado.

Cardiólogo — un médico que se especializa en enfermedades cardiacas. El cardiólogo no realiza la cirugía del corazón, pero, a menudo, realiza estudios de diagnóstico para identificar la causa de los problemas cardiacos y determinar el ciclo de tratamiento para controlar la enfermedad cardiaca. El cardiólogo puede recetar medicamentos o remitirlo a un cirujano cardiovascular.

Cirujano cardiovascular — un médico que se especializa en cirugía cardiaca, lo que incluye la reparación o el reemplazo de válvulas cardiacas enfermas. El cirujano lo ayudará en el proceso de toma de decisiones sobre la programación y el mejor curso de acción, incluido el enfoque y la elección de un dispositivo para su valvulopatía.

Cardiólogo intervencionista —un médico que tiene capacitación especializada adicional para realizar procedimientos basados en catéter para tratar enfermedades cardiacas. El cardiólogo intervencionista trabajará con el cirujano para determinar los candidatos adecuados para los reemplazos de la válvula aórtica transcatéter.

Anestesiólogo — el anestesiólogo (médico) o anestesista (enfermero) están capacitados para proporcionar sedación o anestesia general (hacer dormir) durante los procedimientos intervencionistas.

Médicos y enfermeras de cuidados intensivos — los cuidados intensivos o la unidad de cuidados intensivos es un área especializada de un hospital donde usted es atentamente controlado y tratado después de la mayoría de los procedimientos quirúrgicos. El equipo de médicos y enfermeras de cuidados intensivos, que trabajan en conjunto con su cirujano o cardiólogo, gestionan su atención durante este período.

Enfoques quirúrgicos para la enfermedad de la válvula cardiaca

La mayoría de las cirugías cardiacas se realizan mediante una incisión a lo largo del esternón. Esta incisión se denomina esternotomía mediana. Por lo general, sana bastante bien y el hueso requiere unas seis semanas para la curación completa.

En pacientes seleccionados, la cirugía de válvula cardiaca puede realizarse mediante incisiones menores o mínimamente invasivas. Las incisiones más pequeñas pueden proporcionar algunos beneficios a los pacientes. Los estudios preoperatorios, incluidos la angiografía coronaria, el ecocardiograma y, en muchos casos, la tomografía computarizada de tórax (TAC), ayudan a determinar qué pacientes son candidatos para la cirugía mínimamente invasiva. Estos enfoques quirúrgicos con incisiones pequeñas también incluyen el uso de un sistema de circulación extracorporal, como en las operaciones de esternotomía completa.

Enfoques de transcateterismo (menos invasivo que la cirugía a corazón abierto) para la enfermedad de la válvula cardiaca

Es posible reemplazar la válvula aórtica mediante técnicas menos invasivas, basadas en catéter. Con estos enfoques, un cardiólogo intervencionista introduce una válvula nueva o un dispositivo de reparación en el corazón mientras sigue latiendo, con la guía de rayos X y ecocardiografía. Por ejemplo, se puede acceder a las válvulas cardiacas defectuosas a través de una incisión en la pierna, ya que la incisión en el pecho no es necesaria y el sistema de circulación extracorporal generalmente no es necesario.

Cirugía de reemplazo valvular

Si el cirujano cardiovascular elige reemplazar la válvula cardiaca del paciente, el primer paso es quitar la válvula enferma (extirpar la válvula y los depósitos de calcio) y, a continuación, implantar una válvula cardiaca protésica en su lugar. Las válvulas protésicas utilizadas para reemplazar las válvulas naturales enfermas se fabrican a partir de una variedad de materiales y vienen en diversos tamaños.

Existen dos categorías amplias de válvulas cardiacas protésicas que se utilizan para reemplazar las válvulas enfermas:

  • Válvulas bioprotésicas o de tejido, elaboradas principalmente a partir de tejido de origen animal [es decir, pericardio (saco que rodea el corazón) bovino (vacas), válvula aórtica de porcino (cerdo) o válvulas humanas tomadas de cadáveres]
  • Válvulas mecánicas construidas a partir de material sintético, principalmente carbono

Válvulas de tejido (válvulas bioprotésicas)

Existe una amplia variedad de válvulas de tejido:

  • Heteroinjertos (o xenoinjertos) - válvulas o tejido pericárdico cultivado de animales de grado médico (es decir, bovinos (vacas) o porcinos (cerdos))
  • Homoinjerto (o aloinjerto) - válvulas humanas tomadas de cadáveres
  • Autoinjerto/tejido autólogo – válvula normal que se ha transferido de una posición a otra para reemplazar una válvula enferma dentro de la misma persona (limitado a una válvula pulmonar utilizada para reemplazar una válvula aórtica)

Un heteroinjerto es una válvula biológica compuesta por tejido de origen animal. Por ejemplo, tradicionalmente las válvulas pericárdicas contienen valvas elaboradas de pericardio (saco que rodea el corazón) de bovino (vaca) y se cosen en una estructura flexible o semiflexible. Otro tipo de válvula de tejido es la válvula porcina. Una válvula porcina se fabrica a partir de la válvula aórtica del corazón del cerdo y, por lo general, se cose en una estructura flexible o semiflexible para elaborar una válvula “con stent”; alternativamente, la raíz aórtica porcina natural se deja intacta a fin de que funcione como la estructura para elaborar una válvula “sin stent”.

Cada válvula está rodeada por un anillo de sutura. Las suturas se colocan a través de este anillo de sutura para fijar la válvula al corazón.

Válvulas de tejido (válvulas bioprotésicas)

Válvulas mecánicas

Las válvulas mecánicas incluyen valvas que son fabricadas con un tipo de carbono especial. Estas válvulas, por lo general, tienen dos valvas. Las valvas se abren y cierran durante el ciclo cardiaco, lo que asegura el flujo de la sangre en una dirección.

Válvulas mecánicas

Válvula cardiaca transcatéter

Para las personas que han sido diagnosticadas con estenosis aórtica grave y se consideran de riesgo alto, extremo o prohibitivo para la cirugía a corazón abierto, el reemplazo de la válvula aórtica transcatéter (RVAT) puede ser una alternativa.

Este procedimiento mínimamente invasivo permite la inserción de una nueva válvula dentro de la válvula aórtica nativa enferma. El procedimiento de RVAT puede realizarse a través de varios enfoques: transfemoral (a través de la ingle), transapical (a través de una incisión en el lado izquierdo del pecho, entre las costillas) y transaórtica (normalmente a través de una incisión parcial del esternón). Un equipo cardiaco multidisciplinario, con la participación de un cardiólogo intervencionista y un cirujano cardiaco, analizan cada caso en colaboración para determinar el mejor enfoque para cada paciente individual.

Válvula cardiaca transcatéter Sapien 3
Válvula cardiaca transcatéter Sapien X

Criterios para la selección de las válvulas cardiacas

La elección entre una válvula mecánica y una de tejido depende de una evaluación individual de los beneficios y riesgos de cada válvula y el estilo de vida, la edad y la afección de cada paciente.

Las válvulas de tejido no requieren el uso a largo plazo de diluyentes de la sangre (anticoagulantes). Esta es una consideración importante para aquellas personas que no pueden tomar anticoagulantes debido a una historia previa de hemorragia mayor (por ejemplo, gastrointestinal o genitourinaria) o a un aumento del riesgo de lesión traumática y sangrado relacionado con actividades recreativas, deportes o edad avanzada. Las válvulas de tejido suelen durar por lo menos 10 años y, en algunas personas, han durado más de 30 años. Si un paciente menor de 60 años recibe una válvula de tejido, existe una alta probabilidad de que requiera posteriormente otro reemplazo valvular en algún momento; mientras que, la mayoría de los pacientes que son mayores de 70 años no lo necesitan.

Las válvulas mecánicas casi nunca se deterioran. Sin embargo, requieren un tratamiento diario con anticoagulantes y estos pueden requerir cambios en la dieta o los niveles de actividad.

La decisión de elegir un reemplazo con válvula mecánica o de tejido, a menudo, se relaciona con la edad del paciente, y los pacientes de más edad reciben preferentemente válvulas de tejido. Sin embargo, no existe un acuerdo claro sobre el límite de edad exacto en el cual una válvula de tejido puede ser preferible a una válvula mecánica.

Reparación de válvula

Cuando sea posible, generalmente es preferible reparar una válvula del paciente en lugar de reemplazarla con una prótesis. La reparación de la válvula, por lo general, involucra al cirujano que modifica el tejido o las estructuras subyacentes de las válvulas tricúspide o mitral.

Casi todas las reparaciones de válvulas incluyen la colocación de una banda o un anillo de anuloplastia. Este es un dispositivo recubierto con tela que se implanta alrededor de la circunferencia o anillo de la válvula tricúspide o mitral. Proporciona apoyo a la válvula del propio paciente y acerca las valvas, lo que potencialmente reduce las pérdidas en la válvula. Hay una diversidad de diferentes dispositivos de anuloplastia. El cirujano elegirá el que se adapte mejor a su válvula cardiaca.

Anillo semirrígido, anillo rígido, banda flexible

Además de una anuloplastia, la reparación de la válvula mitral con frecuencia requiere de la corrección de los problemas con las valvas o las cuerdas, que fijan las valvas de la válvula al corazón. Cuando una válvula mitral presenta pérdidas debido al prolapso de la válvula mitral, la fijación de las valvas y las cuerdas (y la adición de un anillo o banda de anuloplastia) restaura la función normal de la válvula.

Atención después de un procedimiento de la válvula cardiaca

El período normal de recuperación de la cirugía de válvula cardiaca estándar requiere de cuatro a ocho semanas. La recuperación puede ser más rápida cuando se emplea una incisión más pequeña, por ejemplo, con procedimientos mínimamente invasivos y transcateterismo. Durante este período, los pacientes gradualmente recuperan la energía y reanudan las actividades normales de la vida diaria. Las revisiones médicas regulares con un especialista en cardiología son esenciales, y lo animamos a que llame o vaya a ver a su médico si tiene preguntas o inquietudes acerca de su salud, especialmente si experimenta cualquier síntoma inusual o cambios en su estado de salud general.

Dieta y ejercicio – otros dos aspectos importantes de la recuperación y el bienestar general son el mantenimiento de una dieta saludable y del ejercicio regular. Si su médico le recomendó una dieta especial, es importante que la siga. La alimentación sana es una parte importante de una vida saludable. Durante la recuperación, la comida nutritiva proporciona energía al cuerpo y puede ayudar a sanar más rápidamente.

Vaya a www.heart.org/nutrition para obtener más información acerca de la alimentación saludable para el corazón, como la comida sana, cocina simple con corazón, gastronomía, compras inteligentes para el corazón y recetas saludables para el corazón.

Para mejorar la salud cardiovascular general, se recomienda combinar una dieta equilibrada con las recomendaciones de su médico sobre el ejercicio y el control del peso. Seguir un programa de ejercicios regular es importante para mantener un estilo de vida saludable. Bajo la orientación de su médico, debe aumentar gradualmente su nivel de actividad y ejercicio. Antes de comenzar una nueva actividad deportiva, consulte con su médico.

Anticoagulantes – es importante que siga las instrucciones de su médico para tomar los medicamentos, en especial, si se ha recetado un anticoagulante. Los anticoagulantes, o diluyentes de la sangre, disminuyen la capacidad natural de la sangre para coagularse. Si debe tomar medicamentos anticoagulantes, necesitará realizarse exámenes de sangre periódicos para medir la capacidad de la sangre para coagularse. El resultado de este examen ayuda a su médico a determinar la cantidad de anticoagulante que usted necesita. Establecer la dosis correcta de este medicamento puede tomar tiempo, y la coherencia y el trabajo con su médico son importantes. También hay disponibles exámenes para realizar en el hogar; consulte esta opción con su médico. Consulte con su médico acerca de las interacciones con otros medicamentos que esté tomando y las restricciones en la dieta que puede tener mientras está tomando anticoagulantes, además de preguntar por las señales a las que debe estar atento que podrían indicar que la dosis es demasiado alta.

Otra información de salud – antes de cualquier trabajo dental, como una limpieza dental, una endoscopia o cirugía, dígale a su dentista o médico que tiene una válvula cardiaca prostética. Los pacientes con un implante de válvula son más susceptibles a las infecciones que podrían conducir a un futuro daño al corazón. Por lo tanto, es posible que necesite tomar antibióticos antes y después de ciertos procedimientos médicos para reducir el riesgo de infección.

Además, cuando viaje por más de unos pocos días, trate de mantener el nivel de ejercicio y dieta lo más parecido posible a lo normal. Asegúrese de hablar sobre todos sus medicamentos (incluidos los medicamentos de venta sin receta) con su médico y no cambie la dosis, a menos que se le indique.

Our site is best viewed on IE11, Chrome, Safari or Firefox. Please use a different browser.