NUESTRA HISTORIA

NUESTRA HISTORIA

NUESTRA HISTORIA

Las raíces de Edwards Lifesciences se remontan a 1958, cuando Miles "Lowell" Edwards se propuso crear el primer corazón artificial.

Edwards era un ingeniero de 60 años recién jubilado, con 63 patentes en diversos sectores, un espíritu emprendedor y el sueño de ayudar a los pacientes con enfermedades cardiacas. Su fascinación por la curación del corazón empezó en su adolescencia, cuando sufrió dos episodios de fiebre reumática, la que puede dejar cicatrices en las válvulas cardiacas y, finalmente, provocar una falla en el corazón.

Dada su experiencia en hidráulica y operaciones de bombas de combustible, Edwards creía que el corazón humano se podía mecanizar. Presentó la idea al Dr. Albert Starr, un joven cirujano de la Escuela de Medicina de la Universidad de Oregón, quien pensó que la idea era demasiado compleja. Sin embargo, Starr le recomendó a Edwards concentrarse primero en desarrollar una válvula cardiaca artificial, que era una necesidad inmediata.

Después de solo dos años, la primera válvula mitral Starr-Edwards se diseñó, desarrolló, probó y colocó con éxito en un paciente. Los periódicos de todo el mundo informaron sobre lo que se denominó una cirugía cardiaca "milagrosa".

Esta innovación generó una empresa, Edwards Laboratories, que abrió un negocio en Santa Ana, California, cerca de donde se encuentra la oficina central corporativa de Edwards Lifesciences actualmente.

En 1966, la American Hospital Supply Corporation compró Edwards Laboratories y se convirtió en American Edwards Laboratories. Luego, en 1985, American Edwards fue adquirida por Baxter International Inc. A principios del 2000, la empresa se separó como una corporación independiente y con participación pública, y comenzó a cotizar en la Bolsa de Nueva York bajo el símbolo "EW".

Hoy en día, nuestro espíritu de innovación sigue siendo fundamental para Edwards. El número de pacientes que necesitan tratamiento para enfermedades cardiovasculares y enfermedades críticas aumenta drásticamente, y se espera un mayor crecimiento en el futuro. Varios factores están alimentando esta dinámica: el envejecimiento de la población, la alta incidencia de fiebre reumática en las naciones en vías de desarrollo y la mejora de las técnicas de diagnóstico que permiten a los médicos detectar problemas con más anticipación.

Hoy en día, continuamos liderando el campo de las válvulas cardiacas de sustitución fabricadas con tejido y los productos de reparación, además de la monitorización hemodinámica avanzada, que han ayudado a tratar y controlar a más de 2 millones de pacientes en todo el mundo.

Con más de 50 años de experiencia, nos hemos convertido en una empresa global, con presencia en aproximadamente 100 países y con cerca de 8.500 empleados en todo el mundo. Cada uno de ellos se dedica a promover la visión original de Edwards de ayudar a que los médicos, los pacientes y sus familias trabajen juntos como una comunidad unida para luchar contra las enfermedades cardiovasculares y las enfermedades críticas.

Our site is best viewed on IE11, Chrome, Safari or Firefox. Please use a different browser.